Actualidad
RCNT

LA EMBARCACIÓN MAR MENOR CON GRIMPOLA DEL RCNT COMPITE DE NUEVO EN LA ROLEX FASTNET 40 AÑOS DESPUÉS

En 1979 no pudo finalizar la regata Fastnet Race, donde 303 veleros sufrieron el azote de vientos en el mar de Irlanda, que provoco la debacle; solo finalizaron 86 veleros, 194 se retiraron y 24 abandonaron (de los cuales, cinco se les dio por desaparecidos o hundidos)
 
Sean cuales sean las condiciones, la regata nunca es fácil. Ponerse a prueba frente a los desafíos que presenta el mar supone una atracción magnética. Y por supuesto, competir en la Rolex Fastnet es considerado entre los navegantes, un logro. Esto es algo compartido tanto por los equipos que compiten a bordo de los barcos tecnológicamente más avanzados como por los participantes cuya aspiración es simplemente completar el recorrido. Desde su primera edición en 1925, tanto tripulaciones profesionales como amateur se han enfrentado a una prueba que supone un reto para regatistas de todo el mundo. El recorrido comprende 605 millas náuticas desde Cowes (isla de Wight) y Plymouth vía a la mítica roca Fastnet, frente a la costa de Irlanda.
 
El pasado sábado 3 de agosto, a las 13 horas locales, más trescientos veleros monocascos IRC tomaron la salida de la 48ª Fastnet Race frente al paseo marítimo de Cowes en la isla de Wight. La imagen del satélite fue muy significativa al ver a centenares veleros cruzando la línea de salida, de una milla de largo, en una zona muy angosta como son las aguas del Solent; que tiene un ancho de tan solo 0,7 millas (de unos 1.300 metros).
 
Se cierra un capítulo: la historia del MAR MENOR velero que compitió hace 40 años en la Fastnet Race
Entre todas esas embarcaciones, en la 48ª Fastnet Race, se encontraba una representación de nuestro Club, el velero MAR MENOR con sede en el Real Club Náutico Torrevieja desde 1991, y cuyo propietario es Pablo Bernabé.
 
Sin duda se trataba de un desafío. Pero la fuerza, el atractivo de participar al menos una vez en la vida en la Fastnet Race es uno de los motivos porque muchos regatistas y armadores toman la decisión de vivirlo. Existía otra razón de gran importancia para que este año, la tripulación del velero MAR MENOR tomara parte en la regata. El velero diseño de Ron Holland de 40 pies, construido en aluminio por los astilleros Cobo, y botado en Santander en 1979, formó parte del equipo español de Admiral´ en la Admiral´s Cup de 1979. Aquella trágica edición de la Fastnet Race, les llevó, hace 40 años, a no poder finalizar la regata debido a un fuerte temporal que azotó a la flota de 303 veleros en aguas del mar de Irlanda.
 
Sin duda, fue una edición luctuosa, los 303 veleros sufrieron el azote de vientos con intensidad fuerza 10 en el mar de Irlanda provocando la debacle. Tan solo finalizaron 86 veleros, 194 se retiraron y 24 abandonaron (de los cuales, a cinco de ellos se les dio por desaparecidos o hundidos). The Daily Telegraph describió la situación: "buques de la Royal Navy, jets de la Royal Air Force Nimrod, helicópteros, botes salvavidas, un buque de guerra holandés Hr. Overijssel y otras embarcaciones recogieron 125 yates. Los barcos estaban atrapados, con ráfagas violentas de fuerza 10 a medio camino entre Land's End y Fastnet”.
 
En aquel momento la tripulación del velero español debió de buscar un puerto seguro en el litoral irlandés para salir indemnes. Bernabé y sus amigos acoraron hace un año que tenían que cerrar el capítulo del abandono del MAR MENOR hace cuarenta años.
 
Tras lograr acabar la travesía, ha conseguido cerrar el capítulo del año 79, finalizando la edición de este año en el puesto 52 de la Clase IRC Cuatro. Una feliz historia que Pablo Bernabé resume al finalizar en Plymouth:
 
La Regata: (Relato completo por Pablo Bernabé, AQUI)
Primero se realizó una pasada de seguridad con las velas de capa izadas por una de las 3 puertas dispuestas. Se produjo un problema con la driza de cable del Génova y Paco tuvo que estar hasta 10 minutos, antes de la salida, subido al palo. El MAR MENOR salió por el centro del canal. Bajó el viento y se hizo el espinaker, si bien se fue cerrando. Antes de salir del canal de Solent, estaba navegando con Génova de nuevo. No obstante, el MAR MENOR se alejó de costa confiando en la previsión que daba más viento en el centro del canal. En pocas horas, pasaría a ser corriente en contra. El viento se fue abriendo y subiendo en intensidad, por lo que pronto toda la flota iba navegando con espinaker.
 
La primera noche se caracterizó por una encalmada que propició la búsqueda de viento para mantener las velas portando. El segundo día el viento fue de ceñida y subiendo en intensidad, por lo que hubo que disminuir trapo, tanto en proa como con rizos en la mayor, hasta el paso por las islas Scilly, donde roló a oeste puro. Comenzó la subida hacia Irlanda. Era una ceñida a rumbo directo con intensidades crecientes. Por la tarde el MAR MENOR envergaba el Yankee de sables, vela original del barco (de 40 años) y dos rizos en la mayor. Aun así, cuando cargaba la racha, metía la regala en el agua, pero esa potencia era imprescindible para pasar la creciente ola, que además venía de diferentes direcciones. Había mar de fondo, tanto del oeste como alguna ola del norte desde el canal de Irlanda. Esa noche, aunque con condiciones duras para la tripulación y con síntomas de mareo, fue realmente impresionante, con el barco avanzando potente y cruzándose constantemente con rivales bajando planeando.
 
Al amanecer ya se veía la Roca Fastnet, teniendo que dar varios bordos para sortear las zonas de seguridad y pisando ligeramente una de ellas. Se desató la euforia a bordo, fue un momento precioso que quedó plasmado en unas imágenes inolvidables. Aquella estampa tan vista en fotos, se hacía realidad ante sus ojos.
 
La bajada era un través con viento fuerte. Los espís poperos del MAR MENOR no eran adecuados para este rumbo, por lo que navegó con mayor y Génova. Tras 20 horas al sureste y sobrepasando otra zona de exclusión, se pudo abrir el rumbo, subiendo el espí. El miércoles fue un día radiante en popa, donde se pudieron sacar todas las colchonetas, sacos de dormir, ropa mojada, montando un tenderete en cubierta curioso. El ambiente era muy divertido, recorriendo el sur de Inglaterra rumbo a Plymouth, con la meta a 100 millas y con la amenaza de una encalmada que entraría esa última noche. Se llevaba el espí a mano para maximizar el rendimiento. No obstante, al caer completamente el viento esa noche, aún quedaban 25 millas hasta la meta. Al clarear el día se levantó la brisa que permitió la entrada a Plymouth. ¡¡Objetivo conseguido!!
 
Hubo algunos otros hechos destacables, como la avería en el sistema de alimentación del motor. El mar cruzado batió el depósito de gasoil, levantando la suciedad acumulada. Pese a limpiar decantador y filtros, se volvía a atascar al minuto de estar encendido para cargar baterías. Se descargó la batería de servicio, pasando a conservar la del motor para intentos posteriores de arranque. Finalmente se montó un sistema de alimentación directo desde una garrafa que permitió cargar baterías para la última noche y poder entrar a motor al punto de amarre. No obstante, la peste a gasoil era importante. Ya en puerto, se desmontó todo el sistema de alimentación, limpiando en tierra el depósito de aluminio, estando en perfectas condiciones para la vuelta a Torrevieja.
 
El miércoles 7 de agosto la Organización de la Fastnet Race anunció que el velero WIZARD era el ganador de la 48ª edición de esta en IRC. En cuanto a la tripulación del MAR MENOR desde el RCNT queremos felicitar a esta intrépida tripulación de nuestro Club por el logro tan importante como navegantes que han realizado.
Video AQUI
Fotos AQUI
 

Tu club náutico en Torrevieja Un punto de encuentro en Torrevieja para los amantes del mar y los deportes náuticos,
donde te encontrarás como en casa en el centro de la ciudad.